El atolladero



contratos

El atolladero

 

He aqui que un hombre entro en una polle na. Vio un pollo colgado y, dirigiendose al pole ro,le dijo:

-Buen hombre, tengo esta noche en case una cena para unos amigos y necesito un polio, Cuanto pesa este?

El pollero repuso:

-Dos kilos, senor.

El cliente mecio ligeramente la cabeza en ur gesto dubitativo y dijo:

-Este no me vale entonces. Sin duda, necesi­to uno mas grande.

Era el unico polio que quedaba en la tienda, El resto de los pollos se habian vendido. El polle­ro, empero, no estaba dispuesto a dejar pasar la ocasion. Cogio el polio y se retiro a la trastienda, mientras iba explicando al cliente:

-No se preocupe, senor, enseguida le traere un polio mayor.

Permanecio unos segundos en la trastienda. Acto seguido aparecio con el mismo polio entre las mans, y dijo:

-Este es mayor, senor. Espero que sea de su agrado.

-Cuanto pesa este? -preguntb el cliente. -Tres kilos -contesto el pollero sin dudarlo un instante.

Y entonces el cliente dijo:

-Bueno, me quedo con los dos.

 

El Maestro dice: En un atolladero tal se halla todo aspirante espiritual cuando verdaderamente no se compromete con la Busqueda.

 {show access=”Registered”}

danwload